Hipertrofia, atrofia

Tipo: Enfermedad compleja

Hipertrofia:

La hipertrofia es el desarrollo por encima de lo normal de un órgano o tejido. En el caso de la atrofia muscular, esta se debe frecuentemente al uso más exigente de algún músculo. El caso extremo el de los fisicoculturistas que a través de las rutinas de levantamiento de peso exigen más potencia a los músculos, generando una mayor masa muscular. A diferencia de la hiperplasia, en la hiperfrofia, las células no aumentan de número, solo de tamaño. El corazón de los atletas también presenta hipertrofia a consecuencia de la práctica del deporte.

Atrofia o hipotrofia:

Es la condición contraria a la hipertrofia, en la cual un órgano (ej. atrofia hepática) o tejido presenta un desarrollo inferior al normal. En este caso puede deberse a varios factores:

  • falta de uso
  • falta de irrigación sanguínea (Trombosis)
  • carencia de nutrientes
  • disfunción del sistema nervioso (ej: poliomielitis)
  • osteoartritis
  • traumatismos (golpes, quemaduras..)
  • artritis reumatoide

La atrofia puede presentarse en diversos tejidos como músculos, pero también en órganos o incuso en forma sistémica:

Atrofia multisistémica:

Es un síndrome causado por un trastorno del sistema nervioso que afecta a todo el cuerpo, causando disfunción de diversos órganos y sistemas, por lo mismo también afecta al aparato motor con síntomas similares al la Esclerosis Múltiple o al Parkinson como la lentitud de movimiento, rigidez muscular y equilibrio deficiente. Avanza gradualmente y eventualmente puede provocar la muerte.

  • falta de coordinación motora
  • equilibrio deficiente
  • problemas para articular el habla
  • problemas de visión
  • hipotensión arterial
  • disfunciones del aparato digestivo (diarrea)
  • trastornos de sudoración y control de temperatura
  • sueño agitado (actuar físicamente)
  • ataxia

Por tratarse de una enfermedad poco conocida y de tipo neurodegenerativo recomendamos comenzar por un protocolo de rastreo exaustivo.