Fibrosis

Tipo: Causas Múltiples

Generalidades:

La Fibrosis es la formación anormal de tejido fibroso en algún órgano, que puede ser consecuencia de procesos de inflamación crónica o problemas circulatorios; lo que genera un incremento de la producción de colágeno. Debido a la fibrosis, la estructura del tejido aumenta su grosor ya que el tejido conectivo o fibroso crece. De acuerdo al órgano afectado, la fibrosis puede provocar distintos síntomas, como hipertensión arterial, disnea y otros.

Fibrosis quística:

Es un padecimiento de tipo genético que afecta principalmente a menores de edad. Se requiere que ambos pares aporten el gen de la enfermedad para que se manifieste. Algunas veces se diagnostica ya en la edad adulta.

La fibrosis quística consiste en una acumulación de moco espeso y pegajoso en varios órganos, afectando principalmente a los pulmones, causando congestión y problemas respiratorios que pueden llegar a ser mortales. Además puede atacar otros órganos como al sistema digestivo causando mala absorción de alimentos y múltiples transtornos digestivos. Puede afectar al páncreas o a las glándulas sudoríparas.

Síntomas: Retraso en el crecimiento, estreñimiento, gases, meteorismo, náuseas, falta de apetito, heces pálidas, tos, fatiga, disnea, En adultos: infertilidad (masculina), pancreatitis, dedos mal formados.

Fibrosis Pulmonar:

La La fibrosis pulmonar, por ejemplo, supone la pérdida de la capacidad de los alveolos de intercambiar gases debido al engrosamiento y la cicatrización del tejido. Esta fibrosis puede ser idiopática (sin causa conocida) o deberse a la exposición a ciertas sustancias, la artritis reumatoide, la tuberculosis o el lupus, entre otros motivos. La fibrosis pulmonar se caracteriza por los problemas respiratorios, la tos crónica, la fatiga y la pérdida de apetito y de peso.

Temas relacionados:


Inicio | MENU | TOP