Leucemias

Tipo: Bacteria

Pares

bazo - duodeno

bulbo - cerebelo*

dorsal 7 - dorsal 7

pares

* Ambos en negativo

Generalidades:

Verdadera Leucemia. Se confunde con Brucelosis. Trastornos de medula 90% a consecuencia de esta, anemia, problemas pulmonares, manchas en la piel (petequias).

 

El 90% de las leucemias son falsas y son producida por la Brucela o la Yersinia alojadas en el Bazo, según el Dr. Goiz

 

La leucemia es una enfermedad de la sangre por la cual la médula ósea produce glóbulos blancos anormales, que se multiplican, degeneran y desplazan a las células sanas. Puede ocasionar dificultades en el transporte del oxígeno a los tejidos, en la curación de las infecciones o en el control de las hemorragias. Por tratarse de una proliferación de células inmaduras y anormales en la sangre, la leucemia se considera un "cáncer de la sangre".

 

Algunos de los factores que pueden delatar la presencia de Leucemia son:

Historia previa de tratamiento para otras enfermedades cancerosas: Haber recibido quimioterapia o radioterapia puede provocar una alteración o daño celular que derive en lo que se conoce como una leucemia secundaria.

Padecer un trastorno genético: Enfermedades como el síndrome de Down incrementan la posibilidad de una persona de padecer leucemia.

Exposición a agentes tóxicos: El contacto con determinados agentes tóxicos, ya que sean ambientales, profesionales o asociados a hábitos como el tabaquismo, aumentan el riesgo de leucemia.

Historia familiar: En casos minoritarios, tener antecedentes familiares de leucemia puede ser un factor de riesgo.

 

Síntomas

Los síntomas varían en función del tipo de leucemia ante el que nos encontremos. Estos son los más comunes:

Leucemia mieloide aguda: Cansancio, pérdida de apetito y de peso, fiebre y sudores nocturnos.

Leucemia mieloide crónica: Debilidad, sudoración profusa sin razón aparente y, al igual que en el caso anterior, fiebre y pérdida de apetito y de peso.

Leucemia linfocítica aguda: Sensación de mareo o aturdimiento, debilidad y cansancio, dificultades respiratorias, infecciones recurrentes, formación de moretones fácilmente, fiebre y sangrado frecuente o grave en nariz y encías.

Leucemia linfocítica aguda: Además de algunas de las manifestaciones ya descritas, como la debilidad, el cansancio, la pérdida de peso, la fiebre o los sudores nocturnos, este tipo de leucemia provoca el agrandamiento de los ganglios linfáticos y dolor o sensación de hinchazón estomacal.

 

Otros síntomas generales son dolor en los huesos, como resultado de la multiplicación de las células leucémicas en el sistema óseo, o la aparición de anemia, cuyas características son palidez, cansancio y poca tolerancia al ejercicio, fruto de la disminución de glóbulos rojos. A consecuencia de la enfermedad también se produce una bajada en el número de glóbulos blancos (leucocitos), situación que repercute en las defensas del enfermo frente a las infecciones.

 

La reducción del número de plaquetas que conlleva la leucemia provoca así mismo la aparición de manchas en la piel (petequias) y hemorragias esporádicas. Las más comunes son a través de nariz, boca o recto y las más graves son las que pueden producirse en el cerebro, a raíz de una caída severa del número de plaquetas.

Leucemias y trastornos genéticos

Existen diversos tipos de leucemia causados por trastronos (mutaciones) genéticas:

  • Leucemia mieloma múltiple cromosomas 4, 13
  • Leucemia einsófila crónica cromosomas 4, 12
  • Leucemia mieloide aguda cromosomas 5, 8, 13, 16, 21
  • Síndrome mielodisplástico cromosoma 7
  • Síndrome mieloproliferativo cromosomas 8, 13
  • Leucemia mieloide crónica cromosomas 9, 17, 22
  • Leucemias(varias) cromosomas: 10, 13, 20
  • Leucemias linfocítica crónica cromosoma 12
  • Leucemias promielocítica aguda cromosoma 15
  • Leucemias linfoblástica aguda cromosoma 19, 21

Temas relacionados:

En esta sección: