Sepsis o septicemia

Tipo: Causas múltiples

Generalidades:

Es un síndrome que abarca una serie de anormalidades fisiológicas, patológicas y bioquímicas causadas por una infección. El sistema inmune desencadena una respuesta inflamatoria sistémica que puede estar acompañada de alteraciones en la sangre (leucositosis o leucopenia); llegando a comprometer seriamente la oxigenación de los tejidos causando una difunción multiorgánica, poniendo en riesgo la vida del paciente.

Síntomas:

  • Fiebre
  • Hipotermia
  • Taquicardia
  • Taquipnea (aumento de la frecuencia respiratoria)
  • Leucositosis (aumento de glóbulos blancos > 11 000 x mm3 )
  • Leucopenia (disminución de leucocitos < 3 000 x mm3 )
  • Salpullido
  • Confusión mental

Cualquier persona puede presentar este cuadro pero es más común en bebés y niños, personas con el sistema inmune deprimido, enfermos de VIH-Sida, Cáncer, Diabetes, Lupus..., ancianos, personas que hayan sufrido quemaduras o traumas físicos severos.

La sepsis se clasifica en sepsis no complicada, como producto de infecciones comunes de vías respiratorias, gastrointestinales o absesos dentales, etcétera.
La sepsis grave se presenta cuando el paciente padece de algún organo vital como corazón, hígado, riñón, lo cual representa un mayor riesgo y el paciente debe ser tratado en un hospital.
El choque séptico es el caso más grave cuando no se pueden estabilizar los signos vitales como la presión arterial y puede llevar a la muerte (50% de los casos). En este caso se requiere de una respuesta rápida.

Ya que la sepsis puede obedecer a cualquier agente patógeno o incluso a otros factores se recomienda el rastreo completo y de ser necesario acudir a una unidad hospitalaria de urgencias.

 

Temas relacionados: